Guerrilla Girls en la Usina

Caminando por el barrio de La Boca, y a cuadras de distancia, se puede ver como una bandera, un pañuelo rosa con una imagen de un gorila: insignia de las Guerrilla Girls, que cuelga de la torre de la Usina del Arte.


Siguiendo la usanza argentina de usar el pañuelo para visibilizar la adhesión al feminismo, el grupo neoyorkino adopta esta medida y abraza con un pañuelo a la sede que las hospeda en 2018. En pleno auge del feminismo en nuestro país, la muestra del colectivo no podría ser más oportuna.

Sus identidades están ocultadas detrás de mascaras de gorilas y sus nombres son los de artistas mujeres ya fallecidas, decisión adoptada para no poner el foco en sus identidades, sino más bien, en el mensaje que quieren transmitir.

Su objetivo principal es crear consciencia social, sobre todo en el ámbito del arte, remarcando las inequidades e injusticias hacia las mujeres.


La imagen que abre la muestra lee: ¿Las mujeres tienen que estar desnudas para entrar al Met? Menos del 5% de los artistas en la sección de arte moderno son mujeres, pero el 85% de los desnudos son de mujeres.”

El Metropolitan Museum es uno de los museos más influyentes del mundo ,que a su vez tiene una colección inmensa, por lo que estos datos son alarmantes. Lo que se transmite es que allí no hay espacio para las mujeres artistas, pero sí para los retratos de mujeres desnudas pintadas por varones.


Las Guerrilla Girls buscan, a través de pancartas y afiches de clara lectura, denunciar a los grandes museos y galerías.


Usan el humor y el sarcasmo para denunciar problemáticas de sexismo, racismo y desigualdad en instituciones artísticas, pero también en la cultura pop y en la sociedad en general.



La muestra, se llenaba de estos carteles con frases acusadoras. Al final del recorrido, se encontraba una sala en la cual el público podía interactuar. Desde libros sobre feminismo escritos por mujeres, hasta un video para sentarse a mirar. También había una pared recubierta de post-it escritos por los visitantes que respondían a la pregunta:

¿Cómo imaginás un mundo feminista?



Las respuestas abundaban, pero una frase resaltaba: #MiraComoNosPonemos

A pocos días de la acusación por violación de Thelma Fardín -actriz argentina- a Juan Darthes, las mujeres se unieron para apoyarla y tomaron su relato como pie para alzar la voz. Lo demostraron tanto en sus ámbitos cotidianos, como en las redes sociales, como en la pared de este museo.


“Esperamos que nuestro trabajo sirva de aliento para todos aquellos que desafían la opresión y la injusticia” dicen las Guerrilla Girls. De esa misma manera, la denuncia de Thelma fue replicada por las mujeres argentinas que, a partir de esa acusación, salieron a contar sus propias experiencias de acoso y abuso, dándoles una entidad y una voz, y a su vez, el incondicional apoyo por parte de otras personas.

La visibilización de una problemática, especialmente en ámbitos institucionales y de poder, permite que quienes se encuentran oprimidos por las mismas puedan identificar estos hechos y reaccionar ante ellos, es decir, que puedan encontrar un lugar de resistencia.


Manifestándose abiertamente en estos espacios, las Guerrilla Girls unen arte y política, no solo para criticar la exclusión y la discriminación, sino también para marcar un camino decididamente feminista para el arte.