CUERPOS AMANTES | Tatiana Costantini

Desde el viernes 19 de agosto a las 19hs en el Espacio Hijas del Arte. Cabrera 4611, CABA.



Las barreras heredadas que separan el diseño del arte se desdibujan cuando la potencia de lo transdisciplinar irrumpe en escena. Cuando diseñadoras|artistas como Tatiana Costantini -creadora de la marca DIS/ORDER- deciden desafiar los límites -permeables e inestables- entre ambas disciplinas para sumergirse en procesos híbridos. ¿Quién está habilitado a exhibir? ¿Una prenda de indumentaria tiene valor objetual? ¿El registro del proceso del diseñador, lo proyectual, alcanza la categoría de obra de arte? ¿Cuánto de artista hay en un diseñador (y viceversa)? son algunos de los interrogantes que se ponen en manifiesto en Cuerpos Amantes.

Los reclamos más fuertes del arte hacia el diseño tienen que ver con su fin ¿meramente? comercial, su supuesta falta de identidad y su ¿débil? norte conceptual. La queja se justifica al afirmar que el diseñador, en vez de rebelarse contra las tendencias del mercado, corre detrás de ellas, ciegamente, con el único fin de atraer más clientes. Sin embargo, este prejuicio pierde fuerza ante Costantini, que pone en jaque su categoría de diseñadora resignificando el acto de exhibir una prenda (del perchero a la instalación), registrando su proceso en diversos formatos (“el board”, lo proyectual, exhibido como imagen en movimiento) y otorgándole valor objetual a elementos que suelen estar anclados únicamente a la usabilidad (camperas como piezas escultóricas); pulsiones que la llevan a adoptar una categoría virtuosamente mixta, la de diseñadora|artista.

Elegir vestir una prenda de DIS/ORDER -creada para seres humanos más allá de los géneros- así como exhibirla en un espacio al que supuestamente no pertenece, es un acto de rebeldía. La transdisciplinariedad que caracteriza a Cuerpos Amantes es coherente con el presente; heterogéneo, diverso y permeable. Al quebrar los binarismos que enfrentan las disciplinas y oprimen las (des)identidades nos habilitamos a experimentar más allá de las fronteras heredadas. A convertirnos en cuerpos amantes, deseantes que, lejos de demonizar la diferencia, la abrazan expandiéndose y fortaleciéndose mediante la potencia de la retroalimentación.

Curaduría: HDA

Texto: Agustina Rinaldi