Ezequiel Black: “La fruta no cae del árbol sino cuando está madura”



HDA: Contanos, brevemente, tu formación y algunas distinciones:


EB: Soy Licenciado en Comunicación Social y Director de Arte. Me formé en artes en los talleres de Tomás Fracchia, Patricio Larrambebere, Ana Montecucco y Cynthia Kampelmacher.

Fui seleccionado por la Bienal de Arte Joven de CABA para desarrollar la identidad de los ganadores de la sección Música de la edición 2016. Recibí el subsidio a la creación del Fondo Metropolitano de las Cultura, las Artes y las Ciencias en 2018  por el proyecto para desarrollar la plataforma digital de la revista El Teje, "Primer periódico travesti latinoamericano" (editada originalmente por el Centro Cultural Ricardo Rojas).


HDA: Tu obra es el fruto de 5 años de trabajo ¿Cómo te sentís exponiéndola luego de tanto tiempo? 

me quedó picando una frase de Marcelo Sanchez Dansey, el curador, que me dijo “Ezequiel, esta muestra tiene sobre todo una gran soberbia de trabajo”.

EB: Mi trabajo es lento por lo obsesivo y minucioso pero a la vez siento que es firme y

direccionado. Me pienso como un taurino que rumia y rumia las ideas, los proyectos y su materialización. Me gusta pensar en aquella frase trillada de “La fruta no cae del árbol sino cuando está madura”, así es que dejo que los procesos y los tiempos me los vaya guiando el desarrollo de la propia obra. Verla colgada y enmarcada toda junta me resultó en un principio casi avasallante y me quedó picando una frase de Marcelo Sanchez Dansey, el curador, que me dijo “Ezequiel, esta muestra tiene sobre todo una gran soberbia de trabajo”. Creo que el tiempo dedicado a la producción es parte esencial de la comprensión de mi obra.



HDA: En la gacetilla nos llamó la atención: “Un viaje al misterio, donde se cruzan la arquitectura brutalista con las visiones chamánicas, la vida secreta de los microorganismos con los besos, las cavernas con esa casa encantada que es la

memoria.” ¿Las obras, se te “aparecieron” como visiones?


en este proyecto quise dejarme guiar por la sensualidad de las imágenes y sus formas

EB: Este proyecto lo pienso como un ovillo lleno de visiones. Una maraña de ideas anudadas, distintas pero conectadas, diversas pero enlazadas. A diferencia de mi muestra anterior en donde siempre aparecía primero la idea, luego el material y finalmente la forma de trabajarlo, en este proyecto quise dejarme guiar por la sensualidad de las imágenes y sus formas. Dejar que una a una se fueran desenmarañando y luego encontrar los hilos transparentes que las unificaran. Así es como surgieron las dicotomías clásicas naturaleza vs. cultura y las diversas formas de arquitecturas, tanto humanas como biológicas.


HDA: ¿Qué temas has trabajado a lo largo de tu carrera artística y de qué modo? 


EB: Creo que la propia experiencia fue siempre mi campo de exploración más rico. La propia vivencia y el propio recorrido como material para indagar. La experiencia tiene la validez de inapelable, de aquello por lo que estás atravesado y a lo que no le podés escapar. Luego encuentro también líneas que van desde la psicodelia y las energías inconscientes hasta lo constructivo y la ciencia ficción.



HDA: ¿Cuáles artistas te inspiran en este momento?


EB: Tengo un enamoramiento platónico con Felix Gonzalez Torres. De los clásicos me alucinan René Magritte, M. C. Escher y De Chirico. Actuales Olafur Eliasson, los hermanos Chapman y tantos otros…