top of page

Entrevista a Rita Eme, artista visual


HDA: Contanos, ¿Quién sos y qué hacés?


Rita: Soy Rita Eme, soy artista visual, bastante autodidacta gracias a una sed de curiosidad que parece no agotarse nunca. No podría definir muy brevemente qué hago porque son muchas cosas pero mi ADN artístico está dado principalmente por la pintura y el dibujo. Actualmente exploro muchos otros medios y soportes que se desprendieron de allí pero que devienen también de cierta obsesión con el lenguaje en general. Así que además de pintar (pasando por todas las estaciones: óleos y acrílicos, aerosol y stencil, tinta china y acuarelas), también tatúo, coqueteo con la escultura, hago 3D digital, y alguna que otra cosilla más.

HDA: ¿Cómo es tu proceso creativo?


Rita: Mi proceso creativo está 100% dado por el juego. Siempre lo viví así. Desde mi primer acercamiento a la pintura, lo que más quería era crear algo a partir de la nada, estaba muy enojada con la imagen, no quería copiar ni tener una imagen de referencia. Me costó mucho romper con eso, hasta que un día (recuerdo el día) me zambullí guiada por la intuición y el color y empecé a probar hacer “desde la mancha”, de manera torpe y accidental iban apareciendo cosas. Así es cómo compongo hoy en día, me entusiasma el efecto sorpresa del asunto, nunca tengo un boceto o una idea muy delimitada, cada vez que empiezo a pintar siento como si saliera a bailar en una pista y eso también porque con el tiempo me di cuenta que mi pintar estaba ligada directamente a mi fisicalidad, a mis movimientos. Cuando recepté eso, empecé a ser más consciente de mi cuerpo y a percibir las cosas de otra manera.

HDA: ¿Cómo surgen y cómo te relacionás con las diferentes materialidades de tus obras?


Rita: Creo que hay dos variables muy fuertes en la extensión de materiales que uso. Uno es la curiosidad y otro es el enojo. Desde chica siento que la curiosidad me llevó por lugares muy reveladores. Y el enojo también. En cada ciclo hay extensas pruebas y pruebas de materiales, de todos siempre rescaté algo, pero fue la frustración del principio lo que me llevaba a probar nuevos medios porque sentía que ninguno me funcionaba completamente. Esto fue lo que eventualmente me llevó a entender mucho de procesos, de sus tiempos y sus dinámicas. Creo que fue el arte lo que más me enseñó sobre paciencia. Hoy en día sigo siendo esa curiosa insaciable, probando nuevos materiales y soportes pero revisitando y re versionando los que alguna vez usé y olvidé. Todo esto me lleva a tener cierta obsesión con el registro y el archivo. Al haber dado muchos de mis pasos de forma autodidacta (por haberme criado en una ciudad muy chica, lejos de la información o formación que luego empecé a descubrir) aprendí a los tropiezos pero revisando cada uno de esos pasos dados en el tiempo.

HDA: ¿Cuáles son tus inspo?


Rita: Siempre estoy absorbiendo data de todos lados. No sólo visual, sino que me inspira e interesa muchísimo la música, el cine, las letras. En el universo de las visuales tengo muchísimas referencias, muchas están atravesadas por las estéticas de los dibujos animados de Cartoon Network, por el cómic y las novelas gráficas, por la astrología y el tarot, por la naturaleza, por la artesanía y la cultura popular y también por el mundo del skate y el graffiti. Últimamente estoy estudiando mucho más el arte gráfico, sobre todo el cruce que hace con la música. Desde chica creo que lo que más anhelaba era poder hacer tapas de discos y flyers de música. En ese momento mi primer referenta fue Pilar Zeta, una gran diseñadora argentina. Algo que me inspiró mucho y me ayudó a entender cuáles son los caminos posibles dentro de la disciplina artística es un programa de canal Encuentro llamado “Los Visuales”, escuchar a Yuyo Noé, Eduardo Stupia, Marcia Schwartz, Renata Schusseim, Los Mondongo, fue clave. También Marcos Lopez y sus escenas de pop argento.


Hace un tiempo revisité muchas cosas y temas que de alguna manera siempre me interpelaron pero no tenía las herramientas suficientes para adentrarme, una de ellas es el skate, el graffiti y el arte urbano, en esa línea me encontré con la peli documental “Beautiful Losers” que recomiendo muchísimo. En esta misma categoría y fusionado con la música aparece Marte, artista y diseñadora argentina que admiro mucho. En el medio entran muchísimos artistas del mundo del tattoo, pero eso será un capitulo aparte.


En este momento estoy bastante fascinada con la obra de Franco Fasoli Jaz, un artista argentino que trabaja con colores plenos mediante el collage, increíble. Otra gran referenta es Juana Molina, no sólo me parece increíble su obra sino también todo su proceso. Me interesa mucho el proceso y el contexto de lxs artistas que admiro, aprendo mucho de eso. Y por último, para no extenderla más, hace unos meses descubrí la obra de Jim Woodring, un dibujante californiano alucinante, su obra pasa principalmente por el cómic pero en realidad es bastante inclasificable porque sus relatos no tienen textos, son solo dibujos y pinturas pero que tienen un nivel de relato que hacen que el texto no sea necesario para nada, su libro “La cuerda del laud” me abrió el paradigma de lo que venía haciendo.



HDA: ¿Qué lugar ocupa lo espiritual en tu vida y en tu obra?


Rita: Lo espiritual es fundamental en mi obra y en mi vida, al igual que estar conectada con mi cuerpo tanto por dentro como por fuera. Desde el movimiento hasta la alimentación. Son espacios que trato de cuidar mucho. Creo mucho en las energías y en el poder que tenemos cuando todo eso se alinea. Por eso hago prácticas de meditación con frecuencia. Siento que todo lo que alimenta al espíritu, alimenta el ser y por ende a la obra. Si yo estoy conectada con todo mi ser, soy mucho más capaz de conectar con todo eso que quiero manifestar a través de mi obra. Y ese es mi mayor objetivo, poder hacer. Poder exorcizar esos demonios internos y transformarlos en algo más poderoso.

HDA: ¿Cómo fue tu experiencia en el espacio Hijas del Arte?


Rita: Trabajar con Hijas fue una experiencia hermosa y muy grata. La sincronicidad y la

En general, siempre me llevo cosas muy buenas del intercambio y las experiencias creativas y laborales con mujeres, y con ellas no fue la excepción. Fue un placer compartir con Hijas no sólo por el laburo que hicimos en conjunto con la expo, sino también por el lugar que dan a nuevas pibas en un espacio amoroso y cálido.






bottom of page