Entrevista a danimundo, pornógrafo y ex-filósofo

HDA: Contanos quién sos y qué hacés

DM: Es difícil sino imposible decir quién soy (nadie puede hacerlo), y si pudiera decirlo no creo que le interese a nadie. Mi nombre es danimundo. Lo que hago es leer, que es una de las actividades más penosas y alienantes a las que se pueden entregar los seres humanos. Y a esta altura de la historia, una de las más inútiles.


HDA: En el 2019 publicaste “Manifiestx Pornológico” por Qeja Ediciones, ¿las obras presentadas en “Hiperexcitada” en espacio HDA fueron pre o pos publicación?

DM: De hecho, varias de las obras presentadas en el espacio de HdA aparecieron en el Manifestx pornológico, que la gente de Qeja publicó con tanta generosidad. Suelo repetir que soy artista de una sola obra, lo que en un mundo tan productivista como el nuestro es un contrasentido.




"Encontré una noche un libro de educación sexual de los años 70 en la calle, me lo llevé a casa, empecé a ojearlo (eran las 3 am) y me fascinó, porque ahí estaban los dibujos esquemáticos que yo venía buscando representar."

HDA:¿Cómo surgen y cómo te relacionás con las diferentes materialidades de tus obras?

DM: Surgen de casualidad y me relaciono de casualidad. Encontré una noche un libro de educación sexual de los años 70 en la calle, me lo llevé a casa, empecé a ojearlo (eran las 3 am) y me fascinó, porque ahí estaban los dibujos esquemáticos que yo venía buscando representar. Empecé a calcarlos. Un día vi que mis hijas se estaban pintando las uñas y les saqué los esmaltes y empecé a colorear esos calcos con los pintauñas, y ¡zas!, me di cuenta que esos esmaltes (de los que llegué a tener más de 50) son una sustancia que me encanta: secan pronto pero no tan rápido como para que no pueda jugar a mezclarlos. Y entonces pinté todos los dibujos que tenía con ellos.

HDA: Kekena Corvalán menciona en su libro “Curaduría Afectiva” que lo transdisciplinar se da en lo familiar, en el afecto. ¿Tus hijas colaboran/aportan/acompañan tus procesos?

DM: Qsy, si, obvio, porque mis hijas están en todo lo que hago o dejo de hacer, incluso en esas cosas que espero que ellas nunca se enteren, porque pertenecen a mi vida privada. Como ex filósofo que soy, y como devoto a Sade, creo que el afecto se volvió la última mercancía del capitalismo desalmado que supimos deconstruir.


"Diría que a medida que escribo voy pensando, a medida que pienso va cambiando la configuración del mundo"

HDA: ¿Cuáles son tus inspo?

DM: ¿En qué me inspiro? Guau, es una pregunta muy seria ésta. Como básicamente soy un lector, podría decir que lo que leo me inspira, pero como no creo que sea un inspirado, diría que a medida que escribo voy pensando, a medida que pienso va cambiando la configuración del mundo, y cuando pierdo el control de la situación y empiezo a no saber lo que está pasando, brotan dentro mío demonios benignos que me hacen sentir lo que no me atrevía a pensar.




Mirá las fotos completas de la muestra Hiperexcitada acá